MENÚ DEL BLOG

Traductor

domingo, 24 de agosto de 2014

Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo


TODO LO QUE PODRÍAMOS HABER SIDO TÚ Y YO SI NO FUÉRAMOS TÚ Y YO
AUTOR: ALBERT ESPINOSA
EDITORIAL: GRIJALBO
AÑO: 2010
NO. DE PÁG: 208

SINOPSIS.
¿Y si con solo mirarte pudiera desvelar tus secretos? ¿Y si con solo mirarte pudiera sentir con tu corazón? ¿Y si en solo un instante fuera posible saber quiénes somos el uno para el otro?
Marcos acaba de perder a su madre, una reconocida bailarina que le ha enseñado todo en la vida, y decide que su mundo ya no puede ser igual sin ella. Justo en el momento que va a dar un giro a su vida, una llamada de teléfono cambia radicalmente los acontecimientos. "Mi don es difícil de explicar. Cómo aprendí a utilizarlo es mucho más extraño de relatar. Pero deseo hacerlo. Deseo contároslo. Hay cosas, detalles pequeños que forman parte de uno mismo y hacen que seas como eres. Y el don era algo que me definía. Aunque lo utilizaba poco. Hacía que me sintiera más vivo".

OPINIÓN PERSONAL.
(Sin Spoilers).


Sobre el autor: Albert Espinosa i Puig (1973), ingeniero industrial de formación, es un guionista, autor teatral, escritor, actor y director de cine español. También colabora como columnista en el diario El Periódico de Catalunya. A la edad de 13 años le fue diagnosticado un osteosarcoma por el que tuvieron que amputarle una pierna. Sufrió metástasis y también fue necesaria la extripación de un pulmón a los 16 años, y parte del hígado a los 18 años. En total, pasó diez años en hospitales, y esa experiencia vital le serviría de inspiración para algunas de sus obras teatrales y literarias, guiones de cine y televisión. En su faceta literaria ha publicado cuatro libros: El mundo amarillo (2008), Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo (2010), Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven (2011) y Brújulas que buscan sonrisas perdidas (2013).

Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo, no es el primer libro que leo de este escritor español. De sus cuatro libros publicados sólo me falta por leer El mundo amarillo. En lo personal siento cierto apego por el autor, me gusta su manera de escribir, sencilla pero con sustancia. 

“Lo que sentí fue primario, fue muy auténtico. Cómo la podía añorar tanto sin conocerla. El ser humano es mágico e indescriptible. Notaba algo especial al volver a recordarla. Una confianza que no debe surgir entre desconocidos pero que a veces existe y es más intensa que la que sientes por alguien que forma parte de tu entorno desde hace más de veinte años”.

Albert Espinosa tiene una facilidad extraordinaria para expresarse. Sus libros siempre resultan amenos, fáciles de leer y de algún modo siempre dejan una enseñanza.

“…a veces te vas por las ramas para no tener que ir directo a la raíz. Sobre todo si la raíz es dolorosa y puede derribar el árbol”.

En el caso particular de Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo,  Albert Espinosa ha logrado de nueva cuenta que conecte con el personaje principal, que sienta empatía por el hombre que está lidiando con la muerte de su madre en una época en la que resulta sencillo para cualquiera dejar de soñar.

“Rompí a llorar. Me encanta esa expresión. No se dice rompí a comer o rompí a caminar. Rompes a llorar o a reír. Creo que vale la pena hacerse añicos por esos sentimientos”.

Narrado en primera persona, Marcos se encarga en adentrarnos en su mundo y nos obsequia las enseñanzas que, durante su vida, le fueron brindadas por su madre. Una madre bailarina, viajante, distinta y que tenía una manera muy particular de ver la vida.

“Mi madre me enseñó desde pequeño a aceptar que los sentimientos que sentían por nosotros otras personas, aunque no los correspondiéramos, eran importantes.
—Debes comprender que ese amor no deseado, ese deseo no correspondido, es un gran regalo que te hacen —me dijo en un largo viaje en tren entre Barcelona y París—. No lo desprecies simplemente porque no te sea útil".

La historia se centra primordialmente en Marcos y su madre, y en ese don especial que lo caracteriza, por el cual se ve implicado en una serie de situaciones extraordinarias que ponen en cuestionamiento su moralidad, sus ganas de vivir y su necesidad de cambiar, de adaptarse a ese mundo en el que ya no está su madre.

“Nunca se sabe qué encontrará uno tras una puerta. Quizá en eso consiste la vida: en girar pomos”.

En conclusión ha sido un libro cuya lectura disfruté, que está plagado de frases que incitan a reflexionar, a crear de algún modo conciencia, a rebatir formalidades, cuestionarse e innovar. Le pondría una puntuación perfecta de no ser por ese momento en el que el título del libro comenzó a tener sentido y el final se me volvió algo evidente, pero en esencia es bueno.

Mi calificación:



Me despido blogueros. No se vayan sin dejar su opinión, como siempre estoy atenta a sus comentarios.   

1 comentario:

  1. No he leido nada del autor, suena bien. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.