MENÚ DEL BLOG

Traductor

viernes, 3 de abril de 2015

El cielo es azul, la tierra blanca


EL CIELO ES AZUL, LA TIERRA BLANCA
AUTORA: HIROMI KAWAKAMI
EDITORIAL: ACANTILADO
AÑO: 2010
NO. DE PÁG: 211

SINOPSIS.
Tsukiko tiene 38 años y lleva una vida solitaria. Considera que no está dotada para el amor. Hasta que un día encuentra en una taberna a su viejo maestro de japonés. Entre ambos se establece un pacto tácito para compartir la soledad. Escogen la misma comida, buscan la compañía del otro y les cuesta separarse, aunque a veces intenten escapar el uno del otro: el maestro, en el recuerdo de la mujer que un día lo abandonó; Tsukiko, en un antiguo compañero de clase. Con una prosa sensual y despojada, Kawakami nos cuenta una historia de amor muy especial: el acercamiento sutil de dos amantes, con toda su íntima belleza, ternura y profundidad. Todo un descubrimiento literario.

OPINIÓN PERSONAL.
(Sin Spoilers).


Sobre la autora: Hiromi Kawakami (1958) es una de las escritoras más populares de Japón. Estudió Ciencias naturales en la Universidad de Ochanomizu y fue profesora de Biología hasta que en 1994 apareció su primera novela (Kamisama). Sus libros han recibido los más reputados premios literarios, que la han convertido en una de las escritoras japonesas más leídas. En 1996 obtuvo el Premio Akutagawa por Tread on a Snake. En 2000 obtuvo el Premio Ito Sei y el Woman Writer's por Oboreru. En 2001 ganó el prestigioso Premio Tanizaki por la novela El cielo es azul, la tierra blanca (Acantilado, 2009), adaptada posteriormente al cine con gran éxito. .  

Últimamente, debo confesar, he adquirido cierta predilección por los escritores japoneses, creo que tienen una manera muy particular de contar historias y, hasta ahora, ningún libro me ha decepcionado. Aunque no puedo decir que soy una total conocedora en literatura japonesa, sí he leído a  varios autores, como Yasunari Kawabata, Haruki Murakami, Yukio Mishima, Kyoichi Katayama, Banana Yoshimoto, y hace un par de meses me topé con este libro de la escritora Hiromi Kawakami que lleva por nombre “El cielo es azul, la tierra blanca”, que es el que quiero recomendarles el día de hoy.

Creo que el título de esta novela ya en principio es un acierto, pues me ha parecido diferente y llamativo. El libro es considerado como uno de los mejores de su autora, la prosa utilizada por ésta es sencilla y al mismo tiempo profunda, plasma sensaciones que son transmitidas al lector de una manera delicada y cuidadosa, y cada página guarda cierto toque melancólico.

Es una historia de amor, aunque distinta y que, a mi parecer, rompe con ciertos prejuicios y convencionalismos. Versa sobre la relación que va generándose entre dos personas, alumna y maestro en un tiempo, pero que después de varios años terminan encontrándose en un escenario diferente, a simple vista muy distintos entre sí y sin embargo deciden compartir sus soledades, de alguna manera sólo se hacen compañía para llenar espacios vacíos, pero ésta termina resultándoles grata, y entre los dos va surgiendo un amor paulatino.

En sí es la historia de Tsukiko, un personaje algo caprichoso, un tanto frío y que a veces se comporta más como una niña que como una mujer de 38 años, pero esos puntos flacos, esas inflexiones de su carácter son las que la hacen un personaje completo, que resulta ser más creíble, pues a fin de cuentas todo ser humano tiene muchos o pocos, grandes o pequeños defectos.

Ahora, también es la historia del maestro, la antítesis de la personalidad de Tsukiko, el equilibrio, la seriedad, la madurez, un personaje muy bien perfilado que transmite un pensamiento propio de su época, pues no debemos olvidar que es mayor que Tsukiko y, por ende, tiene ideas distintas y mucho más tradicionales.
Si no han incursionado en la literatura japonesa y desean empezar por algo ligero, este es el libro correcto. Una historia bien narrada, detallada, llena de amor, pérdidas y nuevas oportunidades, seguramente disfrutarán de la lectura, tal y como lo hice yo. ¡Se los recomiendo!
CITAS DEL LIBRO:

“No dependía de su compañía, pero cuando estaba con él me sentía más completa. Era una sensación curiosa, como si me hubiera comprado un reloj nuevo y no quisiera quitar el plástico adherente que protegía el cristal. Si el maestro llegara a enterarse de que lo estoy comparando con un pedazo de plástico, probablemente se enfadaría”.
  
“Cuando fui consciente de la distancia que había entre los dos, sentí un profundo dolor. No nos separaba la edad, ni tampoco el espacio, pero entre el maestro y yo había una distancia insalvable”.


“—En eso consiste el amor —repetía la mujer—. Cuando tienes un gran amor, debes cuidarlo como si fuera una planta. Debes abonarlo y protegerlo de la nieve. Es muy importante tratarlo con esmero. Si el amor es pequeño, deja que se marchite hasta que muera”.

MI CALIFICACIÓN:




Me despido blogueros, como siempre estoy atenta a sus comentarios. ¡Saludos!


2 comentarios:

  1. La verdad que no lo he leído...pero viendo las citas...no va a pasar mucho tiempo en que lo busque para comenzar a disfrutarlo.
    Gracias x el post!
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Holaa
    No me he aventurado a leer autores asiaticos pero siempre leo buenas reseñas de ellos, asi que a lo mejor y me animo con este libro.
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.